comunidad

¿Que dice la Iglesia?

“No puede haber vida cristiana sino en comunidad: en las familias, las parroquias, las comunidades de vida consagrada, las comunidades de base, otras pequeñas comunidades y movimientos. Como los primeros cristianos, que se reunían en comunidad, el discípulo participa en la vida de la Iglesia y en el encuentro con los hermanos, viviendo el amor de Cristo en la vida fraterna solidaria”

 

¿Como se vive en Comunidad?

 

La Escuela propicia formar pequeñas comunidades de discípulos, que se acompañan en el seguimiento del Señor desde sus diferentes realidades. Tales como comunidades de:

 eucaristia


“Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones...vivían unidos y tenían todo en común... daban testimonio con alegría y sencillez de corazón”. Hc 2, 42.44.46

“Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.»”

Mt 28,18-20

¿Que Hacemos?  En la Escuela Bíblica

 

La Escuela propicia La Escuela propicia formar pequeñas comunidades de discípulos, que se acompañan en el seguimiento del Señor desde sus diferentes realidades. Tales como comunidades de: Parejas Universitarios y Profesionales Niños, ente de seguimiento y transformación en Cristo que corresponde a cada una de las etapas del camino. Las pequeñas comunidades son el espacio propicio para que cada discípulo permanezca fiel al llamado de Jesús y a la respuesta positiva que inicialmente le ha dado. Sorprende que El Señor haya dejado en el N.T muchas más palabras referidas al perseverar que al mismo iniciar el seguimiento, perseverancia que le permitirá al discípulo crecer en ese conocimiento transformante de Jesucristo el Señor.

“…Junto con una fuerte experiencia religiosa y una destacada convivencia comunitaria, nuestros fieles necesitan profundizar el conocimiento de la Palabra de Dios y los contenidos de la fe, ya que es la única manera de madurar su experiencia religiosa. En este camino, acentuadamente vivencial y comunitario, la formación doctrinal no se experimenta como un cono- cimiento teórico y frío, sino como una herramienta fundamental y necesaria en el crecimiento espiritual, personal y comunitario.” (Numeral 226 Aparecida)
“La enseñanza de los apóstoles convoca y anima la comunidad, explica la presencia real de Cristo en todos los aspectos de la comunidad fraterna. No se trata de la presencia real de Jesús sólo en ideas o doctrinas… el Evangelio es la comunidad existencial, acontecimiento y palabra, vida y testimonio”. La comunidad es Bíblica, guarda la palabra y la hace resonar en su corazón. La enseñanza de los apóstoles, es transmitida fundamentalmente en las Sagradas Escrituras y en la tradición de la Iglesia, de allí que la Escuela ofrezca cursos sistemáticos a través de los diplomados, es necesario animar la participación en ellos, pues “desconocer las escrituras, es desconocer a Jesucristo” (San Jerónimo). La Escuela Bíblica ofrece diversidad de alternativas de formación y en varios horarios con el fin de facilitar la participación de todos.
La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos”. (Hch 4, 32)
La apertura a Cristo, implica un descubrir el al otro como mi hermano, hijos del mismo Padre. La koinonía, comunión o compartir fraterno, nos permite conocernos y amarnos cada vez más, siendo solidarios con la realidad de cada hermano y propiciando el desarrollo de carismas de una manera efectiva y creativa ante las distintas necesidades. Se propone acordar con la comunidad, la realización de ágapes o reuniones celebrativas donde se comparta la Palabra, el testimonio y la fraternidad. Puede considerarse, por ejemplo, realizar los ágapes mensualmente en uno de los hogares, ya que es importante integrar a las familias de los hermanos de comunidad a algunas de las actividades y encuentros, con el fin de hacerlos partícipes de este maravilloso proceso de encuentro y camino de seguimiento al Señor. En todo caso, en esta dinámica se debe cuidar que las reuniones no se conviertan en momentos meramente sociales, o un cierto club de esparcimiento, pues nunca debe olvidarse que el centro de la comunidad es Jesucristo.
“En verdad en verdad os digo: Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros” (Jn 6, 53)
El nombre más antiguo de la Eucaristía es la Fracción del Pan (cfr Hch 2,42, 1 Cor 10,16; 11, 24; Lc 22,19; 24,35), así designaron los primeros cristianos sus asambleas eucarísticas. En este gesto los discípulos lo reconocerán después de su resurrección (Lc 24, 13-35). La Eucaristía es la reactualización de la Pascua, “fuente y cima de toda la vida cristiana” (LG 11). En las primeras comunidades cristianas se celebraba en las casas propiciando la fraternidad y celebrando la vida nueva en el Señor. Las comidas llamadas “ágapes” eran signo externo de la fraternidad y continuación de las numerosas comidas que Jesús compartió como signo de su ofrecimiento de comunión-salvación para todos. La celebración de la eucaristía es fundamento de la comunidad. Además de motivar a la activa participación en la eucaristía dominical y de ser posible a la eucaristía diaria, se sugiere que las comunidades la celebren juntos por lo menos una vez al mes. La Eucaristía y toda la vida sacramental ocupa un papel fundamental en nuestra Escuela Bíblica. La fe se vive y se celebra tanto en las pequeñas comunidades como a nivel general en los ágapes, retiros, celebraciones especiales como: La Pascua Judía (pedagogía para comprender y celebrara mejor la Pascua Cristiana), Semana Santa, Pentecostés, Semana Bíblica, etc. La Eucaristía es el alimento que perdura hasta la vida eterna. Por eso es importante para el discípulo llevar una vida sacramental activa porque si no hay un buen alimento se puede flaquear en la fe. “Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones”. (Hch 2,42)
“Acabada su oración, retembló el lugar donde estaban reunidos, y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y predicaban la Palabra de Dios con valentía”. (Hech 4,31)
Teniendo como modelo de oración perfecta a Jesucristo y siguiendo los pasos de María como perfecta discípula, desde el primer momento, la comunidad cristiana aparece como una comunidad orante, que “persevera unánime en la oración” (Hch 1,14; 6,4), confiada en la Palabra del Señor. Para ello la Escuela Bíblica Católica Yeshu’a ofrece momentos y seminarios específicos sobre la oración. Sin oración no hay vida cristiana. Las comunidades primitivas fueron fieles a la oración. Las comunidades oraban antes de las grandes decisiones o encrucijadas de un proceso de crecimiento. (Hch. 1,14; 8, 15; 10, 9; 11,5;13,3) La Oración es una experiencia fundamental en la Escuela Bíblica que permite orar la vida y vivirla en oración. Así mismo debe ser fundamental para cada comunidad, de tal manera que pueda perseverar en su caminar.
"No se puede entender a un cristiano sin que sea testigo, sin que de testimonio.El cristiano que no da testimonio, se vuelve estéril, sin dar la vida que ha recibido de Jesucristo”(Papa Francisco)
“Recibirán la fuerza del Espíritu Santo; Él vendrá sobre ustedes para que sean mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra.” (Hch 1, 8)
El encuentro personal con Jesucristo y la decisión personal de ser su discípulo, nos lleva necesariamente a proclamar con la vida y con la palabra, que hemos sido sanados, salvados y transformados por Aquel que nos amó primero y que tuvo a bien llamarnos para anunciar el reino de Dios. El discípulo de Jesús en comunidad, debe ser un testigo permanente del amor de Dios. Este elemento continua más implícitamente en La Misión.

Contáctanos

Carrera 81a #48b-71 Barrio Calasanz
cerca a la estación Floresta del Metro Medellín - Colombia
Teléfono (+57) 448 1530
Skype: skypename
yeshua@escuelabiblica.org

 

Apóyanos

Donaciones
Amigos de la Emisora
Bono Ofrenda
Pagos Retiros

 

Carrito

carritoSi deseas adquirir nuestras predicaciones da click